En comunicación, no vale con contar cuentos