El “RIBS test” para los PR