Por qué la Reunionitis no tiene sentido en 2018