La comunicación interna sigue siendo la gran olvidada