En comunicación conviven dos mundos antagónicos